Beata Magdalena Catalina Morano (1847-1908) Imprimir
Escrito por En Familia MEM   
Lunes, 14 de Noviembre de 2011 16:20

Sor Magdalena Morano nació en Chieri - Turín, Italia  el 15 de noviembre de 1847. Perdió a su padre el Sr. Francisco Morano cuando tenía 8 años de edad, para salir adelante ayudó a su madre trabajando  con ella, su tío Sacerdote le ayudó para que pudiera estudiar, en el colegio su profesora le pidió ayudar de los alumnos más pequeños.  Desde su infancia fue sensible a la fe, su primera comunión era una referencia continua de su experiencia de Dios. Un día caminado rumbo a  Butigliera d´Asti donde se encontró con Don Bosco, la joven Magdalena sentía la vocación por la enseñanza así que se preparó pedagógicamente hasta obtener a los 17 años su certificado como profesora, aunque ya se había dedicado a la enseñanza en Butigliera desde los 14, empieza ejercer formalmente el magisterio a las 19 años en Montaldo Torinese (1886) sus alumnos y pobladores a apreciaban y consideraban competente y muy diligente.

Sor Magdalena Catalina Morano FMA

La señorita  Magdalena siguió el consejo de su director espiritual que vio en su persona indicios del llamado de Dios, y  después de haber comprado una casa para su madre con sus ahorros, fue a hablar con San Juan Bosco, quien le recomendó que fuera con su recomendación a  Mornese, donde Sor María Dominga  Mazzarello así  Ingresó al Instituto de las Hijas de María Auxiliadora que tenía poco de haber sido fundado Don Bosco y Sor María Dominga

En 1880 emitió a los 33 años su profesión perpetua pidiendo a Dios la gracia de “mantenerle viva hasta alcanzar la medida de la  santidad”.

Después de estar a cargo por año de la comunidad de  FMA’s  en Valdocco en 1881, a pedido del arzobispo de Catania, Magdalena fue invitada para ser Directora a Trecastagni es una localidad italiana de la provincia de Catania , región de Sicilia, donde ya estaban presentes tres maestras, además se le dio el cargo de Visitadora y Maestra de Novicias. Durante cuatro años estuvo a cargo, enseñó, lavó, cocinó, fue catequista, pero fue especialmente un testigo a tal punto que las niñas siempre la llamaban y decían: ¡queremos ser como ella!

Su labor implicó además fundar nuevas comunidades y formar a las Hermanas. Constantemente con “una mirada hacia la tierra y diez hacia el cielo”.

Su  fecunda acción educativa y catequética  entre las niñas y las jóvenes de ambientes populares implicó la apertura de  colegios, internados, oratorios, albergues y talleres distribuidos por  toda la isla.

 

Así fue nombrada Superiora Provincial con lo que asumió cada tarea formativa de nuevas vocaciones,  que fueron muchas y abundantes pues eran atraídas por el celo a Cristo  y la caridad que era testimoniada por Sor Magdalena lo cual se hacía evidente ante el ambiente de las Comunidades que vivían una gran fraternidad, esto fue muy apreciado por los Obispos por lo  la apoyaban su diversos apostolados y le animaban a intervenir en el campo pastoral y catequético que le confiaron impulsando más  fundaciones de oratorios y del Colegio de Maestros. Así confiada en San José y María Auxiliadora, de quienes era gran devota, promueve con su testimonio el carisma salesiano apoyada en  el Sistema Preventivo.

 

 

Don Bosco y Sor María Dominga Mazzarello fundadores de las FMA

Su Pascua y Beatificación

En 1908 Sicilia contaba con 18 obras salesianas, 142 Hijas de María Auxiliadora, 20 novicias y 9 postulantes. Sor Magdalena contaba con 60 años cuando un tumor que padecía con paciencia  agravó su estado de salud, Dios la llamó al descanso eterno en la Ciudad de Catania el  26 de marzo de 1908, cumplió así el “no poner jamás obstáculos a la acción de la gracia, cediendo a su egoísmo personal”.

Durante una visita pastoral a Catania y Siracusa S.S.  Juan Pablo II proclamó su Beatificación el 5 de noviembre de 1994.  Su cuerpo  descansa como reliquia en una Urna similar a la de Don Bosco y Madre Mazzarello en la Capilla de las Hijas de María Auxiliadora de Ali Terme en Catania donde los fieles pueden ir a  venerarle.

Su historia no concluye aquí, pues  continúa dando fruto como lo hace su rica en experiencia didáctica y catequística

Misa para la beatificación de la Madre Magdalena Catalina Morano

HOMILÍA de S.S.  JUAN PABLO II

Catania - Sábado, 05 de noviembre de 1994

1. "Yo soy la vid verdadera" (Jn 15, 1).

Jesús dice estas palabras, el día antes de su Pasión. Pero la alegoría que utiliza refiere en primer lugar a la resurrección: la vid es Cristo resucitado, la vida invencible entregada a los demás. Para ser capaz de dar la vida, la vid debe ser podada. El viñador  debe por así decir  "herirle" cuando se trata  de injertar un nuevo sarmiento en la vid en sus ramas. Jesús dice que el Padre es el viñador, es el que cultiva la viña. La vida que viene del Padre está en mí y está  vida es “invencible”. Si yo aceptó la muerte es para dar a las ramas la vida que hay en mí, la cual me la ha otorgado el Padre (cf. Jn 15, 1-2).

Yo soy la vid y ustedes los sarmientos

2. Parece claro, por tanto, que la alegoría utilizada por Cristo antes de su pasión, está realmente orientada hacia el misterio Pascual, el misterio de la vida que ha vencido a la muerte. Esta vida ha pasado por la experiencia de la muerte, porque así se manifiesta plenamente su poder.

Cristo se presenta como la vid en la cual debe ser “injertado” cada uno de nosotros (los sarmientos). La vid es, pues, la imagen de la vida eterna, el injerto es un tipo de vida que se está extendiendo. El Padre es el Dador de la vida que se manifiesta en el Hijo y el Hijo se comunica a todos los hombres, el cual  es como una rama, por la que se difunde  la savia, o si no, de otro modo, muere y es echado en el fuego (cf. Jn 15, 6).

¿Qué debemos hacer para no ser una rama seca? Debe permanecer en Cristo, tenemos que comer constantemente de su palabra. Palabra que da vida. Si la palabra de Cristo está en nosotros, la oración que brota de ella siempre tiene respuesta: "Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan todo lo que quieran y lo recibirán" (Jn 15, 7).

La alegoría de la vid y los sarmientos nos revela el misterio de la cosecha que Cristo da a su Iglesia. Que maduran en la Iglesia, como en la viña del Evangelio, los que aceptan su palabra - y madura en la vida en Dios, en la Gloria.

La Gloria de Dios es el hombre viviente, vivo, "Gloria Dei, homo vivens", enseña San Ireneo, y agrega: La vida es la visión de Dios, "Vita hominis visio Dei" (San Ireneo, Adversus haereses, 4,20,7).

3. Así, a través de esta alegoría de los eventos propuestos en la víspera de la Pascua, Jesús se revela plenamente el misterio de la vida,  es en Él que este misterio se ha convertido en la fuente de la vida de muchos hijos e hijas de esta tierra bendita, que ahora nuestros pensamientos, mientras que se celebrar la fiesta litúrgica de Todos los Santos de Iglesias en Sicilia: Euplio el mártir, la mártir Ágata, que se mencionan en el Canon de la Liturgia, el Beato Cardenal José Benito Dusmet, por nombrar unos pocos.

Hoy en día, el mismo misterio se revela como la fuente de vida eterna para la Sierva de Dios Magdalena Morano, tengo la alegría de elevar al honor de los altares en la ciudad donde durante años llevó a cabo sus actividades de formación cristiana de la juventud. Así, la nueva beata, que dedicó su vida entera a Cristo, podrá rendirle testimonio de generación en generación. Ahora se inscribe en el Libro de la Vida, para que todo el pueblo de Dios, que peregrina en esta cuna de la antigua cultura griega y romana, pueda leer la verdad acerca de la justificación en Cristo.

4. Recordando estos testigos elegidos del Evangelio, ¿Cómo no pensar en los demás cristianos generosos, cuyo viaje espiritual es un regalo de Dios a toda la Iglesia? Pienso en este momento  en el P. Allegra, un hijo de esta tierra, que tanto ha contribuido eficazmente al progreso del diálogo entre Cristo y China. Pienso en el venerable San Nicolás Capizzi y Politi. También recuerdo a Don Giuseppe Puglisi, valiente testimonio de la verdad del Evangelio. Luego recuerdo a los personajes femeninos, llenos de los dones del Espíritu, como Lucia Mangano y Giuseppina Faro que en su Diálogo de amor por la Iglesia del Señor ha tocado el vértice superior de una dinámica belleza.

En comunión espiritual con todos estos grandes figuras de su tierra, saludo con afecto a la Iglesia de Catania, en el umbral del nuevo milenio, basándose en los conocimientos y la intercesión de sus santos, para ofrecer a la ciudad que lleva este tesoro en sus vasos humanos de arcilla.

Saludo, en particular, el arzobispo Luigi Bommarito, a quien agradezco las cordiales palabras que acaba de dirigir, que describe la riqueza de la comunidad eclesial y  compromiso. Con él, saludo al cardenal Pappalardo y todos los obispos presentes en esta celebración en Sicilia, con un saludo especial y afectuoso a Monseñor Ignacio Reedy, el arzobispo de Messina-Lipari-Santa Lucia del Mela, que conmemora el 50 aniversario de su ordenación sacerdotal. Con alegría doy la bienvenida a todos los sacerdotes que concelebraron hoy en esta Eucaristía. Religiosa de bienvenida, al igual que las hermanas que siempre están la mayoría. Doy la bienvenida con alegría toda la Diócesis, a los laicos de  Catania. Christifideles laici, yo les saludo, les  veo con gran alegría en esta gran asamblea. Dirijo un saludo especial a la familia salesiana, empezando por el salesiano cardenal Castillo Lara, Stickler, Javierre Ortas. A continuación, el Rector Mayor de los Salesianos, y por supuesto la Superiora General de las Hermanas de María Auxiliadora de los cristianos. Dirijo un saludo especial a las autoridades civiles y políticas administrativas, que han colaborado en mi visita a Sicilia. Estoy muy agradecido por la preparación, por todo lo que se realizó por segunda ocasión. La primera ocasión en abril, por segunda ocasión en noviembre. Dirijo igualmente un cordial saludo a los enfermos, a los ancianos y los que no puedan estar presentes, están espiritualmente unidos a nosotros a través de la radio y la televisión.

A principios del nuevo año académico, Dirijo un cordial saludo a todos los que trabajan en el mundo cultural, especialmente los profesores, investigadores y estudiantes de la Universidad de Catania, así como al Centro  de Teología de San Pablo del Estudio Instituto de Ciencias Religiosas de San Lucas. Espero de  todos un compromiso generoso de servicio a la verdad en una actitud de diálogo respetuoso y abierto entre la ciencia y la fe.

¡Queridos hermanos y hermanas! Su antigua iglesia, que ha celebrado recientemente los 900 años de la apertura al culto de su catedral, está llamada por las circunstancias actuales a servir en el renacimiento de la ciudad, mediante la movilización de las energías del Señor, que se renueva constantemente en un incansable y firme trabajo de servir al bien público.

5. ¡De acuerdo a perspectiva de lo realizado por  la hermana Magdalena Morano! Ella, la "maestra por naturaleza", quien vino de Turín, la ciudad de Don Bosco, con su talento en la enseñanza y con su amor a Dios y al prójimo. Sor Magdalena desplegó en esta isla, a favor de su gente, una intensa y fructífera acción espiritual y educativa. Miren, queridos fieles, por su mediación se logró  que se ejecutará  este proyecto de la Iglesia misionera y apostólica de Catania, en todos sus componentes, tiene por objeto promoverles, escuchando la voz del Espíritu y que operando en un esfuerzo común  de un atento discernimiento de “los signos de los tiempos ".

El desaliento y la amargura de los hechos son alarmantes y abrumadores para entender los sentimientos humanos, pero no deben apagar el  Temple y valor cristiano en su  lucha por hacer el bien, "cueste lo que cueste", como diría la Santa Madre Magdalena Morano hoy Beata.

¡Queridos hermanos y hermanas de Catania! Usted tiene una herencia de la fe cristiana y la caridad que data de los primeros tiempos del cristianismo: algunas evidencias de la presencia de una comunidad cristiana en Catania, se remonta a los primeros siglos. En esta era moderna, caracterizada por una dramática crisis de valores humanos y una ansiedad dolorosa para el Absoluto, se les pide hacer un programa serio y dedicado de estudio doctrinal, de  coherencia de vida, de perseverancia en el ejercicio de la caridad.

Tenemos un  incentivo en Madre Morano, quien, animada por un profundo anhelo de amor y santidad, por muchos años caminaba por las calles serena y valiente, en la  ciudad de ustedes y por esta  región. La sostuvo su compromiso con las enseñanzas y el ejemplo de San Juan Bosco y Santa María Mazzarello. Mirando al mar, ella decía: "¿Mira, qué grande, el mar inmenso? Más grande, grande es la bondad de Dios”. " Y con una simple comparación, pero incisiva ilustraba así el camino a la santidad: "Se sube a la montaña de la perfección por la mortificación constante. Aun las más grandes edificaciones están hechas de pequeñas piedras que se superponen unas a otras”

Sus exhortaciones iluminan, confortan, alientan: "Piensen cómo pensaba Jesús,  oren  como oraba Jesús.  Actúen  como Jesús actuaría." Así vivió la Madre Magdalena, dijo, repitiéndolo para sí misma: "Pide la gracia de llevar en paz  tu cruz de cada día".

 

6. Nuestra hermana, la Beata  Magdalena Morano: vive en Dios y Dios vive en ti para siempre. "Te amé con amor eterno", dice el Señor por medio del profeta Jeremías (Jr 31, 3). La nueva Beata ha experimentado en sí mismo la verdad de la Palabra de Dios, y después de las pruebas de la vida, ahora hace la prueba de la materialización de la promesa de Dios a su pueblo:

"Partieron entre lágrimas,

Yo les consolé,

Yo les conduje sobre el agua,

Por un camino recto que no ofende,

Porque  Yo soy un padre para Israel "

(Jer. 31: 9)

La Beata Magdalena Morano, junto con los beatos y los santos de esta tierra, y con la "gran comunión" de los santos en el cielo, ahora vive "entre los consuelos" que Dios reserva a sus fieles, a quienes se han esforzado en vivir en la fe y actuaron con caridad.

Esto fue lo que  la nueva beata hizo durante toda su vida, amor " no sólo de palabra… sino con hechos y en la verdad" (1 Jn 3, 18). Su amor se ha convertido testimonio constante de fidelidad a Dios que es Amor. Ella brilla ante nosotros hoy como un ejemplo luminoso de solidaridad activa que une al Norte y al Sur de Italia.

Y ahora la nueva Beata intercede por nosotros, intercediendo por la Iglesia. ¡Grande es el poder de la intercesión de los santos! Magdalena hizo la voluntad de Dios y nos dejó el testimonio de las obras agradables a Dios

7. ¡Sea feliz Sicilia, sea feliz Catania, cuna de Santa Águeda, y muchos otros santos y bienaventurados, adoptado en su casa a la Beata Magdalena Morano!

"Los fieles se regocijan en la gloria,

Surgen y toman su feliz descanso.

La alabanza a  Dios sale de sus labios:

Es la gloria para todos los que son fieles”

(Salmo responsorial).

Sea feliz Sicilia. Sea feliz, a pesar de todas las dificultades y los sufrimientos que tiene que vivir en nuestros días. Sea feliz,  y sea agradecida a Dios por estos tesoros de la santidad y la cultura. Todos estos tesoros que son suyos, son una fuente de alegría y gratitud a Dios, tú eres rica, en tu gran  pobreza. Tú eres rica, tienes que estar convencida de su riqueza. Y yo diría orgullosa de esta riqueza.

La gloria de Dios resplandece en esta ilustre iglesia de Catania. Gloria de Dios son todos aquellos que ha acercado a Él con todo el corazón, y lo han encontrado. Ahora viven para siempre en su Gloria. Nos encomendamos a su intercesión.

 

¡Amén!

 

Traducido por En Familia del original de vatican.va